“El sacrificio por estar en las Olimpiadas es duro, pero siempre merece la pena” ( El Periódico Extremadura – 23/03/2016 )

María Ribera García (Badajoz 8 de julio de 1986) es jugadora del Sanse Scrum madrileño, de la selección española de Rugby 7 e internacional también en la selección de rugby a XV. Licenciada en Ciencias del Deporte, compagina su faceta de jugadora con el de entrenadora en categorías inferiores. Ha sido campeona de la Premier inglesa y es una de las jugadoras más destacadas del panorama nacional. El sueño de estar en los Juegos Olímpicos aún sigue vigente para ella.

–¿Cómo marcha la temporada?

–Estamos en plena fase competitiva tanto con la Selección, compitiendo las Series Mundiales y preparando el preolímpico del día 24 de junio, como con el club, dentro de la División de Honor Española.

–¿Es difícil compaginar el deporte, el rugby en su caso, con la vida personal y profesional?

–Bastante complicado, nuestra prioridad actualmente es la Selección Española y clasificar a España para los Juegos Olímpicos y eso significa tener que dejar de lado en muchas ocasiones aspectos de nuestra vida personal y profesional. Siempre hay modificaciones en el calendario y en los entrenamientos por lesiones y disponibilidad, así que es bastante complicado.

–¿Merece la pena el sacrificio? ¿Ayuda el estar aún en la carrera olímpica?

–Es duro, pero merece la pena, es el sueño de todo deportista. A veces incluso pienso que si no lo consiguiésemos (que espero que sí), todavía les podré decir a mis hijos: ‘yo un día estuve luchando por ello’, miraré atrás y seguro que me saldrá una sonrisa de felicidad. En la vida hay tiempo para todo, y son apuestas que haces por la pasión que tienes hacia el deporte, la competición, superarte y todo lo que experimentas en ese proceso. En el camino hay momentos muy felices y otros no tan dulces, vives la gloria y la desilusión constantemente, pero no hay opción a lamentarte sino a seguir trabajando para conseguir nuevos retos. Además conoces lugares increíbles y haces amigos para toda la vida. Sin duda actualmente merece la pena, cuando esa magia e ilusión desaparezca lo dejaré.

–¿Crees que vuestra modalidad tiene el reconocimiento que merece?

–El escaparate de los Juegos Olímpicos ha ayudado mucho. Gracias a ello hemos podido entrar en las becas ADO y las instituciones también nos ayudan más. Aún así creo que queda mucho por hacer tanto por parte de los medios de comunicación, como en la labor de reconocer y utilizar nuestra experiencia dentro de la sociedad para fomentar hábitos de vida saludables y valores deportivos.

–¿Cuál es la situación actual del rugby femenino a nivel nacional? ¿Qué mejorarías para favorecer el crecimiento de vuestro deporte?

–Tanto la Selección Española de XV como de VII están colocadas entre las 10 mejores Selecciones del Mundo, todo un privilegio para un país con infinitamente menor nivel en cultura ‘rugbística’ y licencias que otros. En los últimos años se ha visto un crecimiento exponencial, tanto en número como en calidad de las jugadoras. Las chicas ya empiezan a practicar rugby mucho antes de llegar a la Universidad, lo que hace que el futuro de la cantera sea muy bueno. Para mejorar aún más deberíamos introducirlo en las escuelas como unidad didáctica en Educación Física (muchos colegios lo están haciendo por el valor didáctico particular del rugby), seguir con el trabajo dentro de las universidades y fomentar una mayor cobertura en los medios de comunicación.

–Tú, además, ejerces como entrenadora en equipos de cantera. ¿Se aprenden cosas desde el banquillo que luego te benefician como jugadora?

–Muchas cosas; desde fuera como se suele decir “todo es más fácil”. Se aprende mucho observando y corrigiendo a los jugadores y jugadoras, intentas fijarte en lo que ellos hacen regular para no hacerlo tú después. Además, soy de las jugadoras que piensa que todo el mundo tiene algo que enseñarnos, y siempre me maravillo con cosas que veo de otras compañeras, y si funcionan las intento hacer yo también.

–Y como mujer. ¿Crees que las deportistas femeninas estáis logrando esa igualdad efectiva o queda camino por recorrer?

–En nuestro deporte la verdad que dentro de él los hombres que lo practican nos respetan mucho, hay poco ‘machito prehistórico’. Dónde si partimos con desventaja es que sin becas ADO, ahora sólo para Rugby 7 y sujeta a resultados con la selección, dudo que podamos ser nunca profesionales en España en nuestros clubes como los chicos.

–Por ejemplo, en Extremadura recientemente se han anunciado una serie de medidas de la Junta apoyo a los extremeños con opciones de estar en los Juegos Olímpicos, ¿qué te parecen?

–Gracias a estas ayudas podemos centrarnos y optimizar nuestra preparación para intentar estar en los Juegos Olímpicos, por lo que para mí son esenciales e imprescindibles, puesto que es imposible compaginar doble sesión de entrenamiento al día, descanso y viajes de una semana cada mes con un trabajo, puesto que ya lo hemos intentado y no somos rentables para las empresas y nos despiden. Sin estas ayudas no podríamos estar haciendo lo que hacemos. Hay que seguir luchando y trabajando para que estas medidas no solo sean el año de los Juegos Olímpicos sino cada año.

–El anuncio de esas ayudas se hizo en el marco de una reunión de deportistas de la región con la directora general de Deportes, Conchi Bellorín, ¿Hay buena sintonía con ella? ¿Es importante sentir ese respaldo?

–Creo que la Junta de Extremadura con Conchi Bellorín ha dado un paso adelante sobre todo a la hora de contar con nuestra opinión y unirnos para remar todos a una. Queda mucho por hacer pero este inicio es esperanzador. Siempre he pensado que las mayores experiencias, lecciones y aprendizajes se tienen cuando las vives en primera persona. Conchi, además de llevar muchos años en la élite de un deporte minoritario, con las grandes dificultades que eso conlleva, lo ha compaginado con un centro de formación y escuela de Judo por lo que tiene contacto real y actual desde la base del deporte, hasta la competición, pasando por el desarrollo y fomento de la práctica deportiva como mejora de la calidad de vida. Cuando estás tan dentro de algo que gestionas, y además siendo una persona que le gusta el trabajo en equipo y la cooperación, es más fácil que las medidas que tome y la estructura que se le dé al Deporte en Extremadura tenga un enfoque más práctico para la ciudadanía.

–¿Qué tiene que pasar para que veamos al rugby femenino español en Brasil?

–El reparto de plazas por continentes nos lastra muchísimo a los países europeos, ya que en chicas solo compiten 12 selecciones. Llevando más de 5 años entre los mejores 10 países del mundo, (en el anterior Mundial fuimos cuartas), ahora solo queda un plaza continental que se juega el 24 de junio con Rusia e Irlanda, junto con España, como principales favoritos para alcanzarla. Son partidos de 14′ y puede pasar de todo, pero lo que sí es seguro que nos dejaremos todo en el intento.