“Más vale un gramo de acción que un kilo de intención”

Creía muy oportuno que uno de los primeros post dentro de la sección hiciera referencia a un aspecto esencial cuando trabajamos con variables psicológicas.
Operativizar es una de las claves que los coach y psicólogos del deporte abordamos durante las intervenciones con los diferentes agentes: deportistas, entrenadores, padres…
Pero ¿sabemos realmente qué es operativizar? En este contexto nos referimos a traducir la intención en acción. Cuando una jugadora quiere trabajar por un objetivo o meta concreta: “trabajar la seguridad intrapersonal”, “no tener miedo al contacto”, “aumentar rendimiento en agresividad”…  ella solo ha marcado la línea base del trabajo que a continuación desarrollaremos.
Cuando operativizamos, lo que hacemos es plantear qué acciones son necesarias para que la jugadora alcance ese objetivo.
Somos lo que hacemos. Al final tus acciones son las que te acercan y te llevan a cumplir tus objetivos. Si quieres conseguir algo tienes que HACER cosas distintas. Porque solo así conseguirás sensaciones, pensamientos, creencias, hábitos diferentes. Esos hábitos son los que se automatizarán con el entrenamiento, convirtiéndose en tus destrezas y habilidades deportivas
No solo trabajamos la acción, lo hacemos con los tres elementos que definen nuestro comportamiento pues los tres lo determinan al mismo nivel, pero es crucial llevar los objetivos al terreno de juego, al campo de batalla, es decir, transformarlos en acciones.
¿Qué cosas vas a hacer para….? ¿Qué necesitas hacer para….? Son algunas de las preguntas que nos acercan a las acciones concretas llevándonos de lo general a lo particular.
Es sumamente importante que la deportista sepa llevar la intención u objetivo a acciones concretas que cumplan con cuatro características esenciales

 

  •  MEDIBLE: todo objetivo tiene que poder medirse.
  •  ESPECÍFICO: el objetivo siempre tiene que ser operativizado, llevado de lo general a lo específico
  • TEMPORAL: todo buen objetivo tiene que tener uno o varios tiempos para así poder evaluar los progresos y consecución.
  • ALCANZABLE: los objetivos tienen que estar ajustados a las posibilidades. Realistas y retadores.

 

A veces el trabajo está en descubrir si el objetivo está bien definido y ajustado a tus necesidades deportivas. Si es así…¡a trabajar!

3, 2. 1 ¡ACCIÓN!

1, 2, 3 Acción

Daniela Pérez
Psicóloga  WRplay