Lamentable o afortunadamente depende de cómo lo veamos, cuanto mayor es la competencia y más grande es el objetivo mayor es el esfuerzo que se requiere para lograrlo.

Existen muchas personas, que en su día a día invierten su tiempo en perseguir aquello que les motiva, les hace felices o simplemente les despierta curiosidad. Este camino en búsqueda de estos objetivos no suele ser nada fácil y está lleno de tropiezos, pero también de “pequeños logros,” eso sí hay que estar atentos, porque para percibirlos, hay que querer verlos. Éstos deben de ser nuestra gasolina para no rendirnos, para mantener esa ambición y para no abandonar a las primeras de cambio. Un consejo; para hacer llevadero este sendero, buscar la manera de que sea divertido. Así, si al final no lo consiguiésemos, nos hará felices y rentará por el mero hecho de lo vivido.

11922988_681156611986035_5727496300229663191_o

Llevémoslo al Rugby…

Como en cualquier campo, existen jugadoras muy talentosas o que necesitan menos tiempo que otras para conseguir resultados extraordinarios. Del mismo modo, también podemos pensar que están, aquellas que les llueven más oportunidades que a la de al lado o que a nosotras mismas. Pues bien, si no estás en ninguno de los dos grupos, no te alarmes, tampoco te desesperes ya que eres parte de la mayoría y TENEMOS UNA SOLUCÍON para ti como jugadora. Eso sí, no te excuses ni pierdas el tiempo en pensar lo justo o injusto que son las circunstancias anteriormente mencionadas o las decisiones de terceros.

Ejemplo: “Yo soy mejor que la otra que está jugando”, “Me tienen manía”, “como soy pequeña no juego” …
Te recomiendo que EMPIECES CAMBIANDO LO QUE ESTÁ EN TUS MANOS, puesto que aun teniendo razón quedarte en lo anterior no te va a hacer que avances sino que te estanques.

¿QUÉ TE PROPONEMOS?

La teoría de las 10000 horas Esfuerzo vs Talento.

M.Gladwell en su libro “Outliers. The story of success” en castellano “Fuera de serie: Por qué unas personas tienen suerte y otras no” nos expone los siguientes ejemplos de celebridades que con dedicación han llegado a lo más alto:

  •  Mozart; Más de 10 años tuvieron que pasar hasta que realizó su obra maestra
  • Bill Gates; aprendió a programar a los 7 años y tras mucho trabajo y tiempo invertido hoy en día es un referente en su sector.
  • Beatles; después de horas y horas tocando en pequeños locales en Hamburgo lograron ser una de las mejores bandas del mundo.

 

Gladwell defendía la teoría de las 10000 horas de practica para convertirte en un experto y que sin ellas este hecho, era imposible. Por otro lado, K. Anders Ericsson se unía diciendo que la característica distintiva de los expertos era la cantidad de horas deliberadas y que estas eran alrededor de 10000.

Estos tres autores, no son los únicos que defienden que llegar al máximo de desempeño depende solo del esfuerzo. Estas afirmaciones, echarían por tierra el gran valor que se le da al talento por otro lado.

En contra posición, hay muchos otros autores que ponen en duda este planteamiento. Referente a esta teoría hay abierto un gran debate y autores como Hambrick tras realizar mas de 6 estudios con mas de 10000 jugadores de ajedrez expuso que la práctica era determinante en un 34% del resultado del mismo modo con 8 estudios y cientos de músicos estableció que en este campo era de un 30%.

Hambrick pensaba que dicha práctica influía en la excelencia pero no era el único factor. La edad a la empezabas, inteligencia, capacidad memoria de trabajo, personalidad y genes eran factores a tener en cuenta. “Quizás no cualquier persona puede llegar a destacar en cualquier campo, quizás es mejor que cada una se dedique a aquellos campos en los que tenga mas ventajas competitivas”.

Princeton desvela que la teoría de las 10000h solo sirven para predecir el éxito de una persona en campos con estructuras estables donde las reglan nunca cambian y todo consiste en practicar y practicar (ajedrez, tenis…). En los campos mas inestables solo te hacen mejorar, pero no te da la perfección, puesto que nunca estarás 100% preparado para algo a lo que nunca te has enfrentado. Ahí, es donde el éxito además de la practica, requiere de empuje, acción y talento así como la capacidad de sacar lecciones ante los fracasa y salir fortalecido.
Según este estudio las 10000h de practica te darían esta ventaja:

  • Juegos 26%
  • En la música un 21%
  • En el deporte un 18%

 

Conclusión:

Tanto los defensores de la teoría de las 10000 horas como los que discrepan, comparten que las horas de prácticas nos ayudan a mejorar el rendimiento aunque unos hablen de determinantes y otros les den un valor en %.

Ahora bien, cuando la diferencia entre ganar y perder a veces es simplemente cuestión de milésimas ese 18% igual nos lo deberíamos tomar más en serio, porque puede ser decisivo.

“No cuentes los días haz que los días cuenten”
En nuestros clubes entrenamos una media de dos días a la semana con balón y dos horas por entrenamiento, en el mejor de los casos son tres días. Si a esto le quitas la parte del calentamiento, estiramiento, trabajo táctico y estratégico conjunto del equipo… yo me pregunto ¿Cuánto tiempo, dentro del entrenamiento de club tenemos para trabajar las habilidades técnicas específicas como jugadora?, ¿Y de vuestro puesto en cuestión? cuando no me salen las cosas, mi pregunta es ¿Incapacidad o falta de práctica?

Mi experiencia me dice, considerándome del tipo de jugadoras sin ese don o talento pero con dedicación, que por ejemplo, no hubiese podido mantenerme en España7s viniendo de ser pilier en XV sin todas las horas extras fuera del horario del club o selección que he dedicado a pasar o a trabajar habilidades específicas del rugby y es más, estoy convencida, que a día de hoy, si no sigo manteniendo o puliendo ese trabajo extra fuera de los entrenos de rugby marcados, no tendría ninguna opción de vestir la camiseta de España.

Dicho esto y por supuestísimo trasladable a cualquiera que sea tu situación; querer ser titular con tu equipo universitario, disputarte una convocatoria en tu club, o un puesto en el equipo titular, una llamada de la Selección territorial o de la nacional o simplemente, querer ser mejores de lo que erais ayer. Os invito a que hagáis una reflexión; tecnificarme y sacar algo de tiempo extra, ¿mejoraría mi rendimiento? ¿El tiempo que empleo a trabajar los gestos técnicos específicos de mi deporte va acorde con los objetivos que me planteo?

CASO PRÁCTICO

Por último os invito a realizar un experimento con vosotras mismas. Durante dos semanas ir antes o después de los entrenamiento solo 20´ a trabajar el gesto técnico que elijáis, SOLO UNO, SIEMPRE EL MISMO y de forma dinámica (muchas repeticiones) y con una sonrisa si es posible. Ejemplo: Encuadres, placo y me levanto, avanzar en los contactos, pisar buscando intervalos, pase, recepción, patada, limpieza de ruck etc.
Y al finalizar las dos semanas responderos a las siguientes preguntas.
-¿Siento que he mejorado en ese gesto?
– ¿Ese trabajo extra me ayuda a rendir más, tener más confianza y sentirme más cómoda en los entrenamientos de mi equipo?
– ¿El esfuerzo que me ha supuesto tan solo 20´tres veces por semana, compensa con el beneficio que me ha provocada en mi juego?
– ¿Me siento más capacitado que antes en esa habilidad en concreto?

Para finalizar esta entrada, me gustaría compartir este video que aunque seguro que much@s ya lo habréis visto, para mí por ejemplo cada vez que lo veo me hace encontrar en mí una nueva motivación por la que seguir.

“El éxito es 1% de inspiración y un 99% de transpiración. No importa cuanto talento tengas, tu talento te va a fallar como no trabajes en tus habilidades…”

 

María Ribera García
Directora deportiva WRPlay