En la entrada anterior os planteamos ejercicios para practicar y mejorar el pase estático. Trabajo importantísimo para poder automatizar el gesto técnico y conseguir una mayor transferencia y facilidad para después aprender a pasar en carrera.
En esta nueva entrada evolucionamos el trabajo añadiendo carreras y velocidad para terminar poniendo una referencia defensiva.
Recordando los puntos claves del pase, y teniéndolos bien presentes proponemos unos ejercicios de mejora con la dificultad añadida del movimiento.

  • Flexionar ambos codos al pasar, “como si acunáramos a un bebe”Relajar hombros. No estar rígido.
  • La punta de la pelota debe orientarse dónde queremos pasar, no hacia arriba. Así favorecemos que el balón vuele paralelo al suelo.
  • Los brazos terminan apuntando dónde quieras pasar.
  • Pases tensos, para ello es necesario realizar el movimiento explosivo, acabando con los brazos bloqueados en dirección dónde queremos pasar. Para pases largos acompañar con la fuerza de tronco y piernas, y si aun así no llegas, lanzar el balón con algo mas de parábola.
  • Receptor saca “diana”. Brazos semiflexionados y cerca del cuerpo.
  • Realizar esta u otra rutina tan solo 10 minutos antes de cada entrenamiento

 

Teniendo muy presentes estos puntos, entra en juego un elemento muy importante, que es la comunicación, tanto la visual como la no visual. En una buena ejecución, el pasador tiene contacto visual con el receptor, calculando linias de carreras y distancias para ajustar la dirección y la potencia. Y respecto al receptor, una información clara y concisa para ayudar en la ejecución del pase es CLAVE.

Esperemos que os sirvan estas herramientas para mejorar y poder seguir creciendo como jugador@.
María Ribera
Carlota Mèliz